Archivos de la categoría Entrevistas

Laura Folch

Futbolista de elite

 

Laura Folch


Por este espacio de preguntas y respuestas pasamos a presentaros el caso de Laura Folch Tello, gran futbolista que compite en este noble deporte en la elite y que, además, es nieta de nuestro compañero y presidente del Club, Ángel Tello Almenara.

De cualquier forma nada debe sorprendernos en este aspecto, ya que si la mujer está integrada de pleno derecho en nuestra sociedad actual, llegando incluso en muchas ocasiones a superar netamente al hombre ¿por qué no iba a hacerlo también en ese fenómeno de masas que es el fútbol?.

Estamos en el habitáculo de la Sala de Exposiciones de nuestro Club. y. Laura, se encuentra ya totalmente relajada, por lo que comenzamos con nuestro turno de preguntas interesándonos por sus comienzos.

¿Cuando empezó tu pasión por la práctica del fútbol?.

Pues empecé de muy pequeña en el colegio y como vieron que lo hacía bien me llamaron para jugar en un equipo de chicos.

Al ingresar tú en ese equipo mixto ¿Destacabas también jugando con hombres?

Naturalmente, era la figura del equipo.

¿Cual es tu posición en el terreno de juego?.

Juego de interior por la banda derecha, incorporándome con frecuencia al ataque.

¿Tus centros son peligrosos?.

Sí, me gusta dar lo que se denomina «el pase de la muerte«, para que la delantero centro fusile a la meta contraria.

¿Dominas el balón con las dos piernas, o tienes la pierna izquierda, como vulgarmente se dice, para subir al autobús?.

Soy diestra pero con la pierna izquierda también me desenvuelvo bien.

Actualmente juegas en un gran equipo de fútbol ¿Cuál es?

Juego en el «Transportes Alcanie«, en la Superliga Nacional.

¿Hablamos, en general, un poco de esta liga nacional de fútbol femenino y de tu equipo?

Efectivamente, jugamos a nivel nacional y cuando lo hacemos fuera de casa, nos desplazamos por toda España. Participan grandes equipos, como el Levante, Barcelona, Sevilla o Español.

¿En tu equipo, Transportes Alcaine, eres titular o algunas veces «calientas banquillo«?

Como sólo tengo dieciséis años y soy la jugadora más joven del equipo, en ocasiones, no empiezo el partido jugando y me espero a las sustituciones pero en bastantes partidos, juego de titular indiscutible. Hay compañeras de hasta treinta y dos años con mucha experiencia.

¿El entrenador que tenéis es hombre o mujer?

Es hombre y se llama, Nicolás Pedraza.

¿Qué opinas de su capacidad como técnico?

Es obvio que no soy yo las más indicada para opinar de él en ningún sentido, eso lo tienen que decir los seguidores del equipo. Cumple con su labor técnica y es bueno pero a mi me gustaría jugar con más asiduidad y que contara más conmigo.

¿Cuál es vuestra actual clasificación en esta Superliga femenina?

No estamos muy bien situadas, porque vamos las penúltimas, pero como la liga está concluyendo, ya nos hemos salvado matemáticamente del descenso, pues solo quedan dos partidos.

¿Continuarás al año que viene en el equipo?

Sí y espero jugar más a menudo de titular, al haber adquirido más experiencia, pero si alguna vez estoy de reserva, en espera de alguna sustitución, como soy disciplinada, acataré las instrucciones del entrenador.

¿Tú crees que el fútbol femenino tiene perspectivas de futuro y que se irá superando cada vez más?

Me gustaría decirte que tengo esperanzas de que así sea, pero como soy muy sincera creo que el fútbol masculino seguirá siendo el preferido de todos y, nosotras, no desapareceremos, pero seguiremos siendo las hermanas pobres de este deporte, practicándolo unas pocas enamoradas de él.

¿Crees que en España hay un buen nivel de fútbol femenino equiparable al del resto de Europa?

Totalmente, existen grandes jugadoras españolas que incluso superan a las extranjeras.

Los árbitros ¿también son hombres?

La mayoría si, pero también hay alguna mujer.

¿Qué tal es su nivel?

Con sinceridad te diré que sus actuaciones dejan mucho que desear, yo soy de las que opinan que en el fútbol los árbitros deberían ser profesionales.

¿Compaginas bien el fútbol con los estudios?

En la actualidad estoy estudiando tercero de «Esso» y, aunque no soy una gran estudiante, lo llevo bien.

¿Esperas llegar lejos en el fútbol y poder ser internacional?

Deseo que sea así, pues ya he sido llamada a la Selección Aragonesa Sub-18.

Tu abuelo seguro que está muy orgulloso de tí

Me viene a ver y es uno de mis grandes admiradores, pero aunque dice que juego muy bien, su opinión no vale porque es partidista.

Nuestro compañero, Agustín de Vicente, que asiste a la entrevista y ha visto jugar a Laura, corrobora que lo hace muy bien pronto se convertirá en una «crak» ¿La gente asiste a los partidos o hay «mucho cemento» en los graderíos?

Nosotras, este año, hemos sido muy apoyadas y la afición ha respondido, aunque en partidos de categorías inferiores va poca gente.

¿Cuál es vuestro terreno de juego?

El campo de «La Azucarera». Está bastante bien.

Si te ofrecieran un traspaso y tuvieras que trasladarte a otra ciudad ¿Lo harías?

Más adelante, en el futuro quizás, pero en este momento no. Creo que soy muy joven y lo primero son los estudios y la familia. En mi equipo juega una futbolista gallega que cobra. El resto de las jugadoras también tenemos algún pequeño incentivo.

Como hacemos siempre al final de nuestras entrevistas, le preguntamos a Laura, si quiere decir algo a los lectores y, en este caso, a las lectoras de «La Sirena de Aragón»

Pues animar a las chicas a que practiquen deporte, que es una actividad sumamente saludable, y que no tengan reparo en jugar al fútbol, ya que las mujeres también estamos capacitadas físicamente para practicarlo.

Y en el caso de Laura, lo hace admirablemente. Su abuelo me dice que la apodan «La Ronaldiña», ya que tiene una depurada técnica. Muchas gracias, Laura, por la deferencia de acceder a esta entrevista y te deseamos los más grandes éxitos como jugadora de fútbol. 

Por Templar

Alberto Martín Álvarez

Arbitro de Primera División
 

Alberto Martín


Dentro del controvertido, y de rabiosa actualidad, mundo del fútbol, ya han desfilado por nuestras páginas de «La Sirena de Aragón», dos jugadores del Real Zaragoza de elite, como Rafael Teresa y José María Encontra, pero hoy tenemos con nosotros a un personaje encargado de impartir justicia deportiva, durante los encuentros. Se trata de nuestro compañero, Alberto Martín Álvarez, arbitro de primera división durante muchos años.

Pero antes de entrar de lleno en este apasionante tema, le queremos preguntar a nuestro amigo Alberto sobre su trayectoria profesional desde el punto de vista bancario.

Entré a trabajar en el Banco de Aragón el año 1942, de botones. Al año siguiente, me presenté a unas oposiciones, aprobándolas, y durante un año fui «chupatintas» aspirante, pasando, al año siguiente, a ser auxiliar, ascendiendo por antigüedad en el escalafón hasta que, en el negociado de cuentas corrientes, accedí a la categoría de Jefe de Sexta. Presté mis servicios en este banco durante veintisiete años, cogiéndome la absorción del Banco Central, al que pasé a pertenecer. Pero al establecerse en Zaragoza una sucursal de la Banca March, pasé a pertenecer a su plantilla con la categoría de Jefe de Cuarta en grupo A, siendo apoderado. Esta entidad de crédito fue cambiando de nombres, pero yo pertenecía a ella hasta los sesenta y dos años en que obtuve mi jubilación, y ésta fue mi trayectoria bancaria.

Nuestra siguiente pregunta es obvia. ¿Cómo te vino la afición al fútbol y, por supuesto, al arbitraje?

De siempre, me ha gustado el deporte, practiqué el fútbol y, sobre todo, el atletismo, lo que me sirvió para estar muy preparado físicamente. Con respecto al arbitraje, en principio fue un hobby y empecé a los dieciocho años, ya que tenía un hermano, dos años mayor que yo, que era árbitro de regional. Entré en el Colegio de Árbitros y poco a poco fui avanzando en el escalafón, aunque siempre he sido consciente de que el árbitro, para una mayoría, es el garbanzo negro del fútbol. Fui árbitro hasta que hice la edad reglamentaria de cuarenta y siete años, que fue en la temporada de 1872-73, por supuesto en Primera División.

¿Seguiste después en algún aspecto relacionado con el arbitraje?.

Estuve, dos años, parado, pero luego ingresé en el Colegio de Árbitros, como directivo, y en la labor de formación de chicos jóvenes. Hace dos años lo dejé definitivamente para que venga savia nueva. Lamentablemente, no hay en la actualidad mucha vocación y, paradójicamente, cada vez hacen falta más árbitros por la masificación de partidos.

¿Nos puedes facilitar las temporadas que estuviste en cada división?.

Después de hacer el cursillo, en el año 1949, y ser meritorio, estuve muchas temporadas en tercera división, no sabría decirte cuantas. En segunda división, fueron dos y, ya ascendí a primera, donde permanecí doce años en activo hasta la edad reglamentaria.

¿Llegaste a ser árbitro internacional?.

Juez de línea si, pero aunque me ofrecieron la internacionalidad como árbitro, fue por una serie de circunstancias que no vienen ahora al caso y que te contaré fuera de la entrevista, y me negué rotundamente.

En tantos años habrás conocido a muchos jugadores.  ¿Tienes, el recuerdo de algún futbolista que, por su carácter o forma de ser, te impactara de alguna forma?.

Si no, amistad, después de compartir tantos momentos balonpédicos, si ha existido ese contacto de colegas; podríamos decir que unos le pegaban patadas a la pelota y otros tocábamos el silbato. He conocido a unos que eran buenos como futbolistas y, otros, buenos como personas, pero no voy a citar nombres, porque, quizás podría obviar a alguno que se lo mereciera más que otro.

De compañero de arbitraje, yo creo que si, que podrías citar a alguno

Cuando yo empecé, había auténticos maestros, de los que aprendí mucho. En Aragón ha habido grandes árbitros. Voy a citar, en primer lugar, a Julián Arqué Martín, internacional y apoderado de Banco Hispano Americano; Julián Rey Martínez, Ricardo Lacambra -también del Hispano-, José Luis Gaspar Forcen del Banco Central. Como verás, hay mucho empleado de banca con vocación de árbitro. Muy entrañable es mi amigo José Luis Villalba Arlegui, trabajábamos juntos en el banco y empezamos juntos en el arbitraje, fue muchas veces conmigo de juez de línea. Otro gran árbitro internacional aragonés es Adolfo Bueno Perales. Del resto de España, conservo grandes recuerdos de Juanito Gardeazábal, Gómez Arribas, Ramón Azón, y tantos otros amigos. Seguro que me he dejado alguno, que me perdone. En esto del arbitraje se hacen grandes amigos y todos nos ayudamos.

¿Después de tantos años en el arbitraje de elite, seguro que nos podrás contar alguna anécdota que te haya sucedido.

Algunas desagradables, sobre todo en regional, porque somos el patito feo de este deporte, sólo nos faltaba vestir de negro, aunque ahora afortunadamente les ponen «colorines» en la indumentaria. He salido custodiado por los guardias en muchas ocasiones; en segunda división, una vez fui detenido y pasé la noche en comisaría, por orden del gobernador civil de la zona insular en cuestión y, nos cancelaron los billetes de avión por alteración del orden público. Todo, porque estaba bien situado y concedí gol al equipo visitante, en un balón que había pasado totalmente la línea. Algunos jugadores del equipo local, me visitaron en comisaría y reconocieron la legalidad del gol.

Para relajar un poco la entrevista, en tono jocoso, también te diré que, en una ocasión, me tocó pitar un partido que duró dos años. No te sorprendas, porque el primer tiempo se jugó el treinta y uno de diciembre por la tarde y, como llovía a cántaros, se suspendió el partido y, el segundo, empezó a las doce de la mañana del primero de enero del siguiente año.

Con la televisión, que capta todas las jugadas que se producen desde distintos lugares y de una forma nítida ¿Es más difícil arbitrar ahora que antes?.

Arbitrar es muy difícil antes, ahora y en el futuro. Pero lo que llaman el «problema arbitral» no tiene remedio. Es cierto que la televisión aclara muchas cosas, pero se nos analiza desde un prisma muy partidista.

Al hilo de lo antes expuesto ¿Es Alberto Martín Álvarez, partidario de nuevas técnicas innovadoras, como la informática y otros medios sofisticados para ayudar al árbitro en su labor de juez?

Todo lo que sea facilitar que el fútbol sea un gran espectáculo -que algunas veces no tiene nada que ver con ello- me parece bien, pero para eso están los «sabios» de los organismos oficiales federados. Perdona, pero no me quiero aventurar a darte una respuesta concreta.

¿Qué opinas del nivel arbitral actual y el de tu época?.

Creo que se ha mejorado mucho. Ha habido mucha «universidad» en el arbitraje; desde el punto de vista cultural, al físico, está mucho mejor. Ahora bien, los problemas seguirán existiendo mientras se nos siga considerando los malos de la película. Yo recomiendo a los jóvenes, sobre todo, mucha humildad y capacidad de aguante.

¿Eres partidario de la profesionalización total de árbitro?.

A mí, personalmente, no me ha gustado nunca. Al que es mal árbitro, en definitiva lo echan. En mi época, teníamos que justificar unos ingresos de supervivencia económica al margen del arbitraje.

Recientemente, se ha publicado, que un árbitro internacional, se retira del fútbol por haber recibido amenazas de muerte ¿No se están sacando las cosas de conte4xto y entre todos estamos creando un monstruo deportivo difícil de controlar?.

Tienes razón, yo creo que esto se ha salido ya de madre. Este chico que citas es un árbitro sueco que es amigo mío y que ha arbitrado en Zaragoza. Él quería continuar, pero teme por su familia y lo tiene que dejar.

¿Qué opinas de la tan manida frase de la falta de unificación de criterios entre los árbitros?.

Las normas están bien dictadas por el Comité Nacional de Árbitros y siempre han existido numerosas reuniones para la unificación de criterios dentro del reglamente futbolístico, pero cada árbitro tiene su personalidad y está el agravante de la decisión en una décima de segundo.

¿Asistes a los partidos de fútbol?.

Me gusta sentarme en la grada, aunque a veces, por diversas circunstancias, me enfado porque, como me conoce mucha gente, algún desaprensivo se pone a hablar mal del árbitro gritando, con el único ánimo de ofender o de calentar la sangre. Además tengo ya setenta y nueve años y se me hace un poco duro asistir cuando hace mal tiempo.

Nuestro amigo nos ha dado una auténtica clase magistral y, como hacemos siempre, le invitamos a que nos cuente lo que quiera antes de terminar la entrevista.

Siempre se queda algo en el tiempo, y además, en esta profesión, siempre hay algún mal recuerdo o el mínimo resentimiento a alguna actitud grave sucedida en el pasado, pero lo mejor es olvidar y rememorar los buenos momentos, que también los hubo y afortunadamente en demasía. Agradecer también vuestra deferencia hacia mí, invitándome a esta entrevista, aunque ya sabéis que no soy muy amigo de someterme a ellas, pero quiero mucho al Club del Banco y a todos vosotros. Como final quiero decir, y dejarlo en el éter, que «LOS ÁRBITROS NUNCA SE VENDEN»

Como un caballero que es, Alberto Martín Álvarez, no ha querido profundizar demasiado en ese contubernio que es el fútbol profesional, donde tantos intereses creados existen y, donde las cifras de dinero que se mueven, son astronómicas y, naturalmente, el problema arbitral es muy grave y requiere una solución urgente. Le agradecemos profundamente su visita y es un auténtico placer el contar con su amistad de siempre.

Por Leandro

José María Encontra Tolosana

El magnífico de la banca y del fútbol
 

José María Encontra


Para todos representa un gran orgullo, el tener por compañero y, también amigo, a un futbolista que fue uno de los integrantes de los, para muchos, el mejor equipo que ha tenido el Real Zaragoza en toda su historia: «LOS MAGNÍFICOS».

Nuestro héroe es José María Encontra Tolosana, que cuando abandonó la práctica del fútbol de elite, muy castigado por las lesiones, a los veintisiete años, pasó a pertenecer a la plantilla del Banco de Santander por la puerta grande, ya que ingresó como Director de Sucursal. En la actualidad, se encuentra en situación de prejubilado y como tiene bastante tiempo para el ocio, nos hemos permitido la libertad de citarlo en nuestro Club para realizarle una entrevista -el personaje lo merece- y, José María, hombre extrovertido y de fácil verbo, ha accedido gustoso.

¿En qué Agencias del Banco estuviste ocupando ese puesto de responsabilidad?.

Pues, empecé en Torrero, donde estuve diez años, luego pasé a la Agencia de Madre Vedruna-León XIII y estuve otros diez años, posteriormente, volví otra vez a Torrero y permanecí cuatro años hasta que me llegó la jubilación.

José María Encontra tuvo la gran responsabilidad de ser jugador de fútbol de Primera División, durante mucho tiempo, y a gran nivel. Nuestra siguiente pregunta es obvia ¿Cómo empezó su afición al fútbol y cuales fueron los inicios como jugador?

Estudié el bachillerato con los clérigos de «San Viator», que fueron los que me inculcaron mi afición a este noble deporte, y, como me vieron cualidades, a los catorce años pasé al juvenil del Real Zaragoza, ya que en aquellos años no existía la categoría de infantil, y jugabas ya con chicos de diecinueve años, y allí estuve hasta los dieciocho años, que me pasaron al equipo filial, que entonces se llamaba «El Juventud». Allí estuve un año y, al año siguiente, me cedieron al «Sporting de Gijón».

¿Cuánto tiempo estuviste jugando como cedido en el «Sporting de Gijón»?.

Un año. Al año siguiente, junto a José Luís Violeta, nos cedieron al «Calvo Sotelo de Puertollano», donde permanecí otro año, y ya, definitivamente me admitieron en la primera plantilla del Real Zaragoza.

¿Cuál fue la trayectoria de tiempo como profesional, en la plantilla del Real Zaragoza?.

Fue de seis años. Ya que tuve una infección de garganta que me afectó a las dos rodillas, que se me quedaron enquistadas, y me las tuvieron que abrir las dos, sufrí mucho. Concretamente, permanecí en el Real Zaragoza hasta el año 1977 y, posteriormente, nos traspasaron, al «Recreativo de Huelva», a Sigi, Villacampa, Gozalo y a mí.

Tuviste la gran satisfacción, creo, de pertenecer al equipo en su época más gloriosa, la de «Los Magníficos».

Jugué junto a todos ellos. Cuando pasé al equipo, junto a Violeta, del equipo filial, es cuando llegó Marcelino, que estuvo un tiempo sin jugar, casi dos años, ya que el delantero como titular era Murillo.

A pesar de tener como compañeros a los Cinco Magníficos y ocupar plaza como extremo izquierdo, creo que fuiste muchas veces titular en el equipo.

Ya sabes que en Zaragoza, al jugador de la cantera se le exige demasiado, pero tuve una muy buena racha cuando estaba de entrenador Roque Olsen. También, tuve la desgracia de que, en aquella época, no existían los cambios durante el partido y había una alineación titular, con un equipo muy compacto y con un gran espíritu de sacrificio, que llegaban a jugar hasta lesionados.

¿Qué entrenadores has tenido en tu trayectoria como jugador?

A César, en dos ocasiones, a Roque Olsen, a Luis Hon, con el que ganamos el «Trofeo Carranza», a Ramallets y a Daucik.

¿Qué títulos ha obtenido, José María Encontra, como jugador del Real Zaragoza?

Pues, la «Copa de Ferias», que se disputó la final en Barcelona con muy poco público, el «Trofeo Carranza» y dos «Copas del Generalísimo».

José María Encontra, era un extremo izquierda muy rápido, de los que corría la banda hasta el banderín de corner o se iba derecho como una bala al poste de la portería. Aunque llevabas el número once a la espalda, como Carlos Lapetra; erais jugadores con distinta concepción del juego y, por supuesto, compatibles en el terreno de juego ¿Verdad?

Si, Carlos Lapetra, era muy distinto a mí. Su estilo de juego era el de un extremo retrasado que jugaba como centrocampista. Fue un precursor, iniciaba la jugada desde atrás, de una forma muy anárquica. Para mí ha sido uno de los mejores jugadores españoles de todos los tiempos. Naturalmente que éramos compatibles y, de hecho, hubo un año que jugamos dieciséis partidos juntos. Yo era también un jugador bastante polifacético y cuando, alguno de ellos no jugaba, me acoplaba perfectamente a cualquiera de los dos extremos de la delantera.

Yo, llevo muchos años siendo socio del Real Zaragoza -ahora abonado-, tengo el número 828, y presencié, en La Romareda, la carrera balompédica de José María Encontra. En otra época y bajo otras circunstancias, con otros compañeros de equipo, que no hubieran tenido la enorme calidad técnica de los cinco magníficos; por ejemplo, en la liga actual ¿Hubiera hecho, José María Encontra, una carrera más prolífica en el mundo del fútbol?

Aunque yo tenía tres años menos que el menor de ellos, es que eran jugadores totalmente consagrados. Canario había sido campeón de Europa con el «Real Madrid», Santos y Villa eran internacionales y Marcelino y Lapetra fueron campeones de Europa con la Selección Española. Era muy difícil meterse en esa delantera y yo, sin ningún animo de pedantería, jugué muchos partidos junto a ellos y, tengo que confesar, que todos me trataban con mucho cariño cuando entraba en el equipo. Con respecto a si en otra época podía haber jugado más, no te puedo decir. Es muy difícil el profetizar.

¿Sigues teniendo algún contacto de amistad o de relación con estos grandes jugadores?

Eso no se pierde nunca. Sobre todo con los que permanecen en Zaragoza, como Reija, Violeta, Pais o Canario. A Villa lo veo menos, aunque la peña «Los Magníficos», a la que , por supuesto, pertenezco, le va a hacer, en breve, un homenaje, ya que no hace mucho estuvo delicado de salud.

El fútbol que se practicaba cuando tu jugabas ¿era distinto del actual?

Totalmente, ha cambiado hasta el material deportivo. El nuestro era un equipo que se hizo bajo unas circunstancias muy especiales, se practicaba un fútbol brillante de alto espectáculo. También existía una camaradería difícil de igualar actualmente. Especialmente, contribuyó mucho a todo esto, el Presidente que teníamos, Don Waldo Marco.

¿Cree, José María Encontra, que la época que le tocó vivir como futbolista de elite, ha sido la más importante de toda la historia del «Real Zaragoza»?

No soy yo el más indicado para decirlo, pero es muy raro encontrar un equipo de esas características ahora. Como te he dicho antes, jugadores como Lapetra y Marcelino ganaron la copa de Europa de Selecciones, con el célebre gol de cabeza de Marcelino a Rusia. Lo que sí es cierto, que llenábamos cualquier campo al que íbamos, en España y fuera de ella.

Nos han comentado, durante esta entrevista, que una grave lesión truncó tu carrera deportiva. En el aspecto de la medicina deportiva ¿se ha avanzado mucho?

Afortunadamente, muchísimo. Yo estuve cuatro años, sin que supieran diagnosticarme lo que tenía. Me decían que era «bursitis» -el mal de las monjas-y eran unas anginas infecciosas que me producían reuma en las articulaciones, sobre todo en las rodillas, que me hacían salir al campo muy mermado de facultades. Estoy convencido de que en las circunstancias actuales no hubiera sucedido aquello.

José María Encontra, sigue en «La Romareda» el panorama futbolístico actual, o está desligado del fútbol.

En absoluto. El «Real Zaragoza» es el equipo de mi alma y lo sigo y lo apoyo, vaya a donde vaya.

¿Qué opina, Encontra, del Real Zaragoza actual?

Al principio de la temporada, se crearon unas ilusiones muy altas, dijeron que iban a clasificarse para Europa y, como los resultados no acompañaron, el equipo se desinfló un poco, pero ha cogido las riendas de nuevo y ya está muy asentado.

¿Ha tenido algo que ver nuestro común amigo, Víctor Muñoz

Por supuesto, Víctor, es un chico que está preparadísimo y que puede llevar al «Real Zaragoza» a cotas muy altas, pero le hace falta tiempo y que le dejen trabajar. Ha cogido al equipo en un estado anímico muy peligroso.

Después de «colgar las botas» ¿Ha seguido, Encontra, de alguna manera ligado al fútbol?

En el año 1974, me saqué el título de «Entrenador Nacional» junto a Peiró, Luis Costa, Gento o Luis Aragonés, pero me surgió la oportunidad de entrar en el Banco de Santander y, tengo que confesar, que no me arrepiento en absoluto de la decisión que tomé, aunque tuve que trabajar muy fuerte y muy duro. El Banco nos hacía cambiar todos los años de piel como las serpientes; ¡Ja, ja, ja!… Pero era un trabajo que me gustaba, aunque había mucha presión. Veintiséis años de mi vida los he dejado como bancario.

¿Nos puedes contar alguna anécdota como jugador del «Real Zaragoza»?.

Muchas, porque como he dicho anteriormente, existía una gran convivencia en el equipo. En una ocasión, que íbamos a jugar a Sevilla, le comenté a Yarza que nunca había estado en esa ciudad. Al día siguiente, por la mañana, me llamaron a la habitación del hotel para que bajara y en la puerta, me estaban esperando, Carlos Lapetra y Villa, en un coche de caballos, y me dieron una vuelta por Sevilla. Visitamos «El Parque de María Luisa» y terminamos en la calle de «Las Sierpes» en un bar, donde comimos unas cigalas esplendorosas, bien regadas con excelente cerveza. No me dejaron pagar nada y me trataron como a un rey, fue un detalle muy bonito.

Compañerismo total y gran madurez, a pesar de ser tan jóvenes, yo creo que aún pervive en el mundo del deporte y del fútbol en la actualidad.

Sí, el futbolista de elite tiene que madurar muy pronto y tener un espíritu de sacrificio grandísimo, que le sirve, posteriormente, cuando termina tan joven su carrera deportiva. Por eso, el futbolista, es muy raro que se convierta, posteriormente, en un fracasado, aunque siempre, como todo en la vida, hay excepciones.

Ya nos despedimos de nuestro amigo con un excelente sabor de boca. El fútbol, le dio la oportunidad de conocer a mucha gente y muchas tierras y, posteriormente, en su actividad bancaria, ha dejado a sus compañeros y amigos ese patrimonio de grandes virtudes, siempre dentro de una mentalidad de buen deportista y excelente persona. En el próximo partido, seguramente, nos veremos en «La Romareda», ese estadio donde tanto sufrimos, pero donde también obtenemos grandes alegrías, sobre todo, los que vivimos la época de José María Enconta Tolosana.

Por Leandro

Asociación de amigos del Camino de Santiago de Zaragoza

Camino de Santiago de Zaragoza

 

 


Desde el inicio de la creación de «La Sirena de Aragón«, en nuestro apartado de entrevistas, han desfilado los más diversos personajes, cuyas actividades son de lo más variopinto; pero, en esta ocasión, hemos invitado a los componentes de una asociación cultural que dedica su actividad a un sentimiento de solidaridad digno de encomio: «La Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Zaragoza«.

Muchos son los compañeros pertenecientes a la misma, aunque no todos, por razones de salud o de edad, son los que se pueden permitir el placer de totalizar la ruta. Yo, en mi modestia, puedo decir que ya pasados los setenta años, me inicié y disfruté de parte del «camino«. Admiro a compañeros como Paco Agudo, al que conocí hace cincuenta años, y a Antonio Garralaga, Ángel Paradera y otros, que caminan más por el norte de España que por las calles de Zaragoza.

Para que, cumplidamente, nos hables de este apasionante tema, compartimos una mesa en nuestra sede social, con una representación de esta Asociación, que además son compañeros nuestros y miembros del Club: El Presidente, José Ramón Barranco del Amo, Luis Miguel Bona Trigo, antiguo componente de la Directiva y hombre curtido por esos divinos senderos, y Rafael Navarro García, pintor de excepción, Presidente de la Asociación de Amigos de la Capa y peregrino neófito, pero que está encontrando un sentimiento espiritual nuevo.

La primera cuestión que planteamos es obvia y se la realizamos a José Ramón Barranco ¿Qué son los «Caminos de Santiago» y, por supuesto, sus orígenes?.

Son incontables pero hay una frase que los define: «El Camino de Santiago empieza en la puerta de la casa del peregrino». Pero el camino histórico es el que se denomina «camino francés«, que entra en España, bien por Roncesvalles, o bien por el Somport. El de Somport, es el que entra en Aragón, en la denominada vía tolosana, aunque hay otros diversos como el Camino Jacobino del Ebro que viene desde Tolosa.

Vamos a remontarnos al pasado histórico y, como tenemos la suerte de contar con Luis Miguel Bona, hombre que atesora una gran erudición al respecto y que además posee un fácil verbo, le rogamos que nos hable de los orígenes ancestrales del tema que nos ocupa.

De todos es sabido que Santiago fue uno de los discípulos más íntimos de Cristo. Santiago fue decapitado por Herodes Agripa, entre el año cuarenta y uno y cuarenta y tres, arrojándose su cadáver a un vertedero para evitar que sus seguidores se hicieran con él, pero consiguieron rescatarlo y se embarcaron en una barca sin gobierno en el puerto de Jaca, arribando a las costas de Galicia. anduvieron errantes durante algún tiempo huyendo de la persecución del rey Rugio, ero la reina Lupa, en principio de instintos lividinosos, se compadece de ellos y les cede un solar próximo a su palacio.

Allí queda establecida una primera capilla que, posteriormente, Alfonso I el Magno, engrandecerá. Termina la leyenda, por las conquistas celtas, y transcurren los siglos hasta que, una noche, un monje observa unas luminarias y da cuenta de este fenómeno paranormal al Obispo de la Diócesis, el cual ordena realizar una excavación y aparecen tres catafalcos que se identifican como los de Santiago y sus dos discípulos y se comunica el acontecimiento al rey, Alfonso II el Casto, el cual se desplaza al lugar de los hechos, lo que constituye el primer camino de peregrinación. El prodigioso descubrimiento es puesto en conocimiento del Papa, que promulga una bula dando a conocer el descubrimiento de la tumba del Apóstol Santiago. Estos sucedidos últimos acaecieron sobre el año 822, y a partir de aquel entonces empieza el fenómeno de la peregrinación, primero por vecinos de localidades limítrofes y posteriormente, a través de los ciclos épicos carolingios, a toda Europa. Los siglos XI y XII fueron los más prolíficos, calculándose que durante este período se desplazaron a Santiago más de doscientos millones de peregrinos.

Lo que nos ha contado nuestro amigo Luis Miguel no son unos hechos, sino una auténtica clase de historia. Pero volvemos con nuestro amigo José Ramón Barranco para que nos explique ¿Qué es la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Zaragoza?.

Se fundó el año 1987. Fue éste un año muy importante, porque en el mismo se celebró en Jaca el primer Congreso Internacional de Asociaciones del Camino de Santiago y nacimos a través de esta contingencia. En diecisiete años de vida, hemos ido creciendo y en la actualidad somos setecientos setenta asociados. Una de nuestras misiones principales es la de atender a los peregrinos y, nosotros, les facilitamos la necesaria credencial y todo tio de asesoramiento. Otro aspecto que nos ocupa es el de mantener en Aragón el camino bien conservado y señalizado. También celebramos, todos los años, unas jornadas culturales donde se imparten conferencias, hacemos un concurso fotográfico, celebramos la fiesta del Apóstol, el día veinticinco de julio, y tratamos que las instituciones nos apoyen en el mejoramiento del camino, aunque bien es cierto que con resultados poco halagüeños.

Al hilo de las respuesta, vamos a centrarnos en un tema muy misericordioso y altruista, que es la hospitalidad y ayuda al peregrino durante el camino. Nos contesta, José Miguel Bona.

Yo me precio de ser hospitalero voluntario y estamos encuadrados en un grupo nacional que presta sus servicios en los albergues, encargándonos de su provisión de víveres y enseres, llegando hasta incluso a cocinar los alimentos que son de menester. Mientras haya albergues bien atendidos pervivirá el camino, ya que, concretamente, en épocas pasadas, sobre todo durante la desamortización de Mendizábal, que embargó las propiedades de la Iglesia, que era la que se ocupaba de los albergues, languidecieron las peregrinaciones. Yo estoy muy orgulloso de mi misión y de poder facilitar a los caminantes un techo, una litera donde dormir y, sobre todo, nuestro apoyo y nuestra incondicional ayuda dentro de nuestras posibilidades.

Del Presidente de la Asociación y de un hospitalero y veterano peregrino, pasamos a uno muy reciente, Rafael Navarro. Le rogamos que nos hable de sus recientes experiencias y de esa dureza del camino.

Éste es el primer año que he hecho el camino y próximamente lo voy a volver a repetir, pero las sensaciones que he experimentado son profundas y enriquecedoras. Yo las llamaría casi místicas. La sensación de cansancio es grande, pero la paz del descanso y de la soledad es indescriptible, no se puede expresar con palabras, hay que vivirlo, valoras los pequeños detalles que pasan desapercibidos en la vida cotidiana. Además reinan la camaradería y las buenas relaciones humanas.

José Miguel y José Ramón corroboran las ensoñadoras sensaciones de Rafael, pero el tiempo pasa inflexible y tenemos que interrumpir nuestra tertulia, ya que en esto se ha convertido la entrevista, aunque nos gustaría que su Presidente, José Ramón Barranco, la despidiera con unas últimas palabras.

Solamente invitar a los lectores de «La Sirena de Aragón» a que realicen el Camino de Santiago, y si no lo pueden efectuar completo, por las limitaciones de edad o de estado físico, que hagan algún tramo, yo les garantizo que no se arrepentirán nunca, por algo se le ha concedido recientemente el Premio Príncipe de Asturias a la concordia 2004. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad; no solamente es edificante, desde el punto de vista místico y cultural, sino por la apreciación de nuestra maravillosa naturaleza, con esos amaneceres y atardeceres que nos hacen encontrarnos con lo más profundo de nosotros mismos. Hacedlo, será una de las experiencias más gratas de vuestra existencia.

Agradecemos profundamente a nuestros compañeros sus palabras. Y sólo me resta ahondar en todo lo que han expuesto e incidir en la invitación. Mi gratificante experiencia lo confirma.

Por Agustín de Vicente Salesa

Rafael Teresa

Jugador del Real Zaragoza y técnico de fútbol

 

Rafael Teresa


Nuestro compañero Rafael Teresa, en su época, fue jugador del Real Zaragoza, y posteriormente, cuando colgó las botas, fue entrenador y técnico de fútbol ocupando cargos importantes en el balompié aragonés.

Ante sus méritos deportivos queda plenamente justificado que «La Sirena de Aragón» tenga el gran placer de realizarle una entrevista, ya que Rafael Teresa, hombre campechano y de excelente verbo, tiene mucho que contar del mundo del fútbol que tantas pasiones despierta.

La primera pregunta que le formulamos a nuestro compañero, naturalmente, tenía que ser ¿Cómo apareció en ti la afición al fútbol y cuales fueron tus inicios como jugador?.

Los inicios míos fueron muy curiosos, ua que, en mi época, hasta que no cumplías los quince años no te admitían en un equipo y solo había cuatro equipos juveniles que eran: El Zaragoza, el Hernán Cortés, el Arenas y el Cella y con tantos chavales que jugaban al fútbol, pues no había equipos para todos. Yo entré de botones en el Banco de Aragón en noviembre del año 1953, en la entidad había un equipo de fútbol donde, por cierto, dos de los jugadores eran también árbitros, Martín Álvarez y Villalba. Y, precisamente, fue Martín Álvarez (que posteriormente excelente árbitro de Primera División el que me animó y me preguntó si me gustaría dedicarme al fútbol más en serio.

Me imagino que tu respuesta sería afirmativa.

Naturalmente, entonces Martín arbitraba en Tercera División y tenía algunas amistades. Ahora bien, yo le dije que a mi me gustaría jugar en el Real Zaragoza. Así que me acompañó a las oficinas del Club, que estaban en la calle Requeté Aragonés -ahora Cinco de Marzo- y me presentó al técnico Paco Cubero, el cual me comentó que se organizaba un torneo de juveniles en los campos de «San Antonio» en Torrero y me hizo firmar, incluyéndome en un equipo que se llamaba el «Stanford» y nos quedamos campeones. También, me vió otro técnico, Juanjo Jugo y afortunadamente me dejaron en el equipo juvenil del Real Zaragoza.

Después ¿seguiste en el Real Zaragoza o pasaste a otro equipo?.

Cuando cumplí los dieciocho años, me cedieron al Ejea y allí conocí a la que hoy es mi mujer y, el segundo año, el Real Zaragoza parece que se desentendió de mi y me quedé en el Ejea, teniendo la fortuna de quedarnos campeones de tercera división y el Real Zaragoza, por esta circunstancia, me repescó.

Y, ya ¿te quedaste en el club?.

El primer año, me cedieron al Amistad que era el equipo filial -como ahora el Zaragoza B- y me tuve que ir a cumplir el Servicio Militar, tocándome a Ceuta. Cuando volví jugué algunos partidos, pero como no era titular habitual me cedieron al Lérida y allí tuve la desgracia de sufrir una lesión de rodilla, y aunque mi carrera profesional se prolongó cuatro años más (llegando a militar también en las filas del Algeciras) me retiré del fútbol profesional.

¿Cual era la posición habitual en el campo de Rafael Teresa?.

Empecé jugando en el centro del campo, de media punta, que se dice ahora, pero en el Real Zaragoza jugué siempre de extremo derecha por la banda.

¿Regresaste entonces de nuevo al Banco?.

Si, D. José Joaquín Sancho Dronda (gran aficionado a este deporte y directivo del Real Zaragoza), que era el Director General Adjunto del Banco, me había concedido la excedencia para dedicarme al fútbol como profesional y no tuvieron inconveniente en admitirme de nuevo. Bastante recuperado de la lesión, y para matar el gusanillo, fiché de nuevo por el Ejea y después por el Calvo Sotelo de Andorra, donde permanecí nueve años.

¿Que jugadores compartieron equipo contigo cuando militaste en las filas del Real Zaragoza?.

El primer año que jugué, estaban Yarza, Lasheras, Alustiza, Baila, Gil Rubio, Torres, Estiragués, Murillo…. y en el segundo año ya empezaron a llegar alguno de los «magníficos» como Marcelino.

¿Cuántos años militaste como jugador del primer equipo del Real Zaragoza?

Concretamente, tres años y tuve muy mala suerte porque ficharon a un extremo derecha del Atlético de Madrid, que se llamaba Miguel, que había sido internacional, y me quitó el puesto. Y, entonces, el entrenador, César Rodríguez me planteó la posibilidad de irme al Lérida para no estar inactivo.

En el Calvo Sotelo de Andorra, tengo entendido que si demostraste tu valía como jugador.

Nos quedamos dos años campeones de tercera división y estuvimos a punto de subir a segunda, ya que no existía la denominada 2ª B, pero como la mayoría de los jugadores no éramos profesionales no pudo ser, porque económicamente el equipo no se hubiera podido mantener.

Otra pregunta, Rafael, que no podía omitir ¿Qué pasa con la cantera aragonesa, a la que tampoco se mira y se pierden jugadores como tú, que tenías todo el porvenir del mundo?.

Quizás, no tengan toda la culpa los técnicos y directivos, ya que la afición siempre la reclama, pero al jugador aragonés se le exige demasiado. En el ánimo de todos están los casos de José Luis García Traid, Víctor Muñoz, Molinos o ahora Cuartero. Espero que Cani triunfe.

Ahora, quiero que Rafael Teresa me hable de su faceta de técnico, después de que colgó las botas ¿Cuéntame?.

Después de mi retirada del fútbol con treinta y cuatro años, me saqué el carné de Entrenador Regional y Conrado Matamala, que había sido mi entrenador en el Calvo Sotelo, era Director de la Escuela de entrenadores y me hizo profesor de esa escuela. Junto a Enrique Yarza enseñábamos técnica y táctica y después entrené a la Selección Juvenil Aragonesa durante cuatro años, perteneciendo ya al Real Zaragoza como técnico, siendo segundo entrenador del filial, junto a Manolo Villanova, y primero de los infantiles y además he viajado mucho haciendo informes para entrenadores como Lucien Muller, Boskov, Radomir Antic, Manolo Villanova y Luis Costa, con el que he estado muchos años, y también he sido nueve años profesor y después, director de la Escuela de Fútbol Base de la Federación Aragonesa de Fútbol.

Y, ahora ya, ¿definitivamente retirado de toda actividad futbolística?.

Sí, las horas que no pude dedicarles a mis hijos, se las dedico ahora a mis cinco nietos y soy plenamente feliz, aunque sigo viendo fútbol, porque es mi pasión de siempre.

Al hilo de la respuesta de Rafael, mi última pregunta que formulo es obvia ¿Qué opinas de la época de vacas flacas y de incertidumbre que estamos viviendo los aficionados y todos lo que sentimos como muy nuestro al Real Zaragoza?.

Yo siempre he sido socio del Real Zaragoza y lo sigo siendo, nunca me he beneficiado de mi condición de jugador y de técnico. Como aficionado sufro mucho y siento lo que estamos viviendo pero, hace tres años, ya dije que se veía venir esta situación. El problema no es de entrenador, es de plantilla. Al jugador hay que estimularlo mucho para sacarle todo el rendimiento y hay que tener mucha paciencia. Yo creo que ascenderemos pero la afición tendrá el 99% de culpa, en un sentido o en otro, con su incondicional ayuda. Y no nos olvidemos que equipos que han pasado por unas circunstancias parecidas a nosotros en el pasado, están al borde del abismo o desaparición.

Ésta es la opinión de Rafael Teresa de un tema candente de actualidad y se la teníamos que formular. Vdes., queridos lectores, podrán estar o no de acuerdo. Lo cierto es que ha sido una auténtica satisfacción el dialogar con nuestro compañero, que en este difícil pero apasionante universo del fútbol lo ha sido todo y es un orgullo el que sea compañero nuestro en el Banco una figura una señera como él. Seguramente, nos volveremos a ver el próximo domingo en las gradas de «La Romareda».

Por Leandro

José Laporta Oller

Cinéfilo y coleccionista

 

José Laporta


Siempre se ha dicho que el empleado de Banca es un hombre polifacético y muy moldeable en cualquier tipo de circunstancias, quizás debido a los múltiples procesos de adaptación a los que se ha tenido que amoldar a lo largo de las vicisitudes que llevan implícita su profesión.

El paradigma más concreto lo tenemos en nuestro compañero, José Laporta.  En la actualidad, se encuentra prejubilado, pero él siempre ha tenido una variopinta gama de actividades lúdicas y culturales al margen de su trabajo. Nos hemos reunido en la sede social de nuestro Club, delante de una caña de cerveza, para que nos hable de sus muchas facetas, en las que destacan el cine, el coleccionismo y las exposiciones. Es secretario y socio fundador de la prestigiosa tertulia cinematográfica, «Perdiguer» y socio fundador de la «Asociación de Amigos de la Música de la Biblioteca de Aragón».

Nuestra primera pregunta es obvia ¿Cómo nació en ti esa afición que tienes a todo lo concerniente al cinematógrafo?.

Prácticamente desde que tuve uso de razón, yo nací en Madrid y mis padres me llevaban mucho al cine -«Lusarreta» y «Carretas»- desde los cuatro o cinco años. Pronto nos trasladamos a Zaragoza y allí continué con mi afición. Recuerdo que iba a los cines «Torrero» y «Venecia», que proyectaban programas dobles, y, a partir de los dieciséis años, todo tipo de películas, ya que hasta que no cumplías esa edad, sólo se podían ver películas toleradas y para niños. No te dejaban entrar y los porteros eran muy «huesos» y te pedían el Documento Nacional de Identidad para comprobar la fecha de nacimiento.

¿Hablamos de la tertulia «Perdiguer«?.

Independientemente de mi familia, una de las cosas más importantes que me han pasado en mi vida fue el conocer a ese gran cinéfilo y extraordinaria persona que es Ramón Perdiguer y fundar la tertulia que lleva su nombre. Comenzamos trece personas y en la actualidad somos cincuenta y nos reunimos oficialmente una vez al mes pero a lo largo del mismo nos vemos en muchos acontecimientos relacionados con miembros de ella, pues tenemos críticos de cine, escritores, pintores, etc. Hablamos de diversos temas pero principalmente de las películas que hemos visto durante ese período de tiempo y programamos actos al respecto.

¿Tenéis muchas actividades?.

La Tertulia, en estos momentos, está presente casi al cien por cien en la mayor parte de los Festivales de Cine que tenemos en todo Aragón, bien participando de alguna manera en la organización de los mismos o como jurados, como articulistas en las revistas de esos festivales, etc. Asimismo, estamos presentes en mesas redondas de temas de cine, en exposiciones, como la más reciente de «Travesía» en el «Palacio de los Condes de Sástago», u organizando ciclos de cine por parte de algún miembro de la tertulia, en la Universidad o en otros ámbitos.

Tengo entendido que también colaboráis con «El Corte Inglés» en su Ámbito Cultural.

Sí, todos los meses, en el Salón de Actos del Paseo de Independencia, celebramos los centenarios del nacimiento de actores, actrices y directores más famosos, como por ejemplo del Director Willian Wyler, de los actores Clark Gable y Gary Cooper, el cincuentenario del estreno de la película «Cantando bajo la lluvia; una sesión homenaje, que acabamos de celebrar en honor del actor, recientemente fallecido, Gregory Peck o la que vamos a celebrar en octubre en memoria de la también desaparecida Katherine Hepburn.

También, os desplazáis para asistir a muchos eventos cinematográficos.

He asistido, últimamente, al cincuenta Festival de Cine de San Sebastián, a la Semana de Cine y la Imagen de Fuentes de Ebro, al Festival de Cortometrajes de Ponferrada (León), a las Jornadas de Cine «Florian Rey» de la Almunia de Doña Godina, al Festival de Cine de Huesca, al Festival de Cortometrajes «Segundo Chomón» de «El Corte Inglés», el Festival «O Buxo» de Cortos de Cine Fantástico y de Terror de Javierrelatre (Huesca), al Festival de Cine Mudo de Uncastillo y al Centro «Luis Buñuel» de Calanda (Teruel). Como podrás apreciar no paramos.

Otra faceta cultural tuya es el coleccionismo ¿Qué colecciones atesoras?.

Desde niño, he sido un coleccionista sempiterno, siempre me ha gustado guardar cosas. Guardo una completísima colección de prospectos de cine. También tengo programas de mano de revista, teatro, circo, ballet, folklore, tebeos y cuentos. Albunes de estampas, calendarios, llaveros, pins, chapones, emblemas de Auxilio Social, libros de lance, sellos, billetes de lotería… Como podrás apreciar, un poco de todo. Precisamente, en «La Sirena de Aragón», en ocasiones, hablo de mi afición. Ya he escrito sobre el coleccionismo en el cine, circo y, en este número, dedico un artículo a ese género musical tan entrañable que es «La Revista» y pronto escribiré otro dedicado al ciclismo y quiero hablar también de teatro. Por supuesto, que mis artículos los ilustro con grabados y fotografías de mis colecciones.

Oro aspecto muy importante tuyo, en tus prolíficas actividades, es la de organizador y montador de exposiciones, algunas de auténtico prestigio en Zaragoza.

Es un trabajo muy arduo y que lleva mucho tiempo, pero yo lo hago con gusto. Te voy a citar algunas de las que he organizado y montado: Cuando se cumplió el centenario del nacimiento de Luis Buñuel, el Gerente que había entonces en la Biblioteca de Aragón, Joaquín Mateo Blanco, me rogó que se la montara en la Biblioteca y lo hice con sumo gusto y satisfacción, ya que tuvo una repercusión enorme en Aragón a nivel de visitantes y de los medios de comunicación. «Tebeos de Anteayer y Cuentos -años, 30 al 60-» con ejemplares todos originales, en los que el 90% eran míos, en la «Galería Impresionistas» (ya desaparecida). Exposición monográfica de «La Asociación de Amigos de la Música de la Biblioteca de Aragón» en colaboración con su presidente, Miguel Ángel Santolaria, y de la que soy socio fundador, dedicada a la memoria de la gran soprano de fama internacional, nacida en Zaragoza, Pilar Lorengar; se expusieron todo tipo de artículos de la diva, algunos prestados por su marido, el doctor Jürgen Schaff, que iban desde fotografías, discos, artículos de prensa mundial, y utensilios personales, hasta vestidos de sus intervenciones en conciertos y óperas. He ayudado a montar varias exposiciones de Mariano Pallarés, «Record Guiness de Fotos Dedicadas», en Zuera, en nuestro Club de Empleados y en «La Asociación de Costumbres Aragonesas». Igualmente, las exposiciones «Cine de Terror» y una sobre el actor y director «Woody Allen», montada en las «Bodegas Perdiguer» de la calle de San Pablo y organizadas por nuestra Tertulia.

Hablar con José Laporta de tan diversos temas es un auténtico placer, y, en este caso, no es ningún cumplido, pero su tiempo y el mío se nos ha acabado. Aunque Vdes., no se preocupen, porque en todos los números de nuestra revista nos deleita con sus amenos, ponderados y documentados artículos de tantos y tantos temas que nos apasionan. No nos despedimos de él, en este caso el «hasta pronto» es sincero.

Por Leandro

Daniel Galindo

Empleado de banca ejemplar y atleta de élite

 

Daniel Galindo


Resulta muy gratificador, seguir comprobando que compañeros nuestros del banco, auténticamente ejemplares, al margen de su profesión, han tenido la suficiente capacidad intelectual, mental y física para desarrollar otras actividades, en las que han destacado a un nivel muy alto, como es el caso de nuestro buen amigo Daniel Galindo Atienza, que es un atleta de categoría internacional.

En la nueva sala de exposiciones y reuniones de la Sede Social de nuestro Club Cultural, sentados en una mesa cómodamente, nos hemos reunido ambos para que Daniel nos cuente su trayectoria bancaria y aspectos de su gran carrera de atleta. Como hacemos en todas las entrevistas, comenzamos instándole a que nos hable de sus inicios profesionales.

En el año 1948 nací en Gallur, afamada villa de la provincia de Zaragoza. En los años sesenta, a los doce años, empiezo a compaginar el estudio con el trabajo colaborando con mi padre (empleado de RENFE en la estación de Gallur) a llevar la Agencia de Transportes Pelegay, que traía paquetería desde Zaragoza para repartir en la localidad donde residía. Si el turno de trabajo en RENFE era de mañana, me tocaba a mí estar en la Agencia y repartir, acudiendo al colegio por la tarde y viceversa, si mi padre iba a trabajar tarde cambiaba el horario. Eran tiempos que había que colaborar puesto que éramos cinco en la familia.

Pronto empezaste tu vida laboral.

Efectivamente. A los 14 años entré a trabajar en el FF.CC. (vía estrecha) de Sádaba a Gallur, como aspirante a factor. Empecé cobrando 25 pesetas de sueldo que, por aquellas fechas (año 1962), se instauró oficialmente para el aprendiz y 60 pesetas, salario base para los mayores de 18 años. Al poco tiempo y habiéndose producido vacante en las oficinas de dicha FF.CC., y siendo un trabajo muy apetecible para mí, pasé a formar parte de la plantilla de dichas oficinas..

¿Cuándo fue tu primer contacto para iniciar tu vida profesional bancaria?.

A la vez que trabajaba en las oficinas del FF.CC. y puesto que conocía perfectamente Gallur, por haber estado repartiendo paquetería, me ocupé de cobrar letras de la corresponsalía del Banco de Bilbao, que llevaba el hijo del Director del FF.CC., hasta que surgió la oportunidad de presentarme al Banco Central como botones, dejando la plaza de auxiliar administrativo en el FF.CC. y la corresponsalía del Banco de Bilbao, ya que tenía más aspiraciones y mayor futuro.

Y a partir de entonces inicias tu buena carrera profesional en el Banco.

Así es, no sé si fue buena o mala, pero yo creo que no he dejado mala impronta en el Banco. El 27 de Abril de 1965 me incorporo al Banco Central en Gallur. Habiendo aprobado las oposiciones para auxiliar administrativo, en el año 1966 me trasladaron a la Sucursal de Sástago, en la cual, una vez cumplido el Servicio Militar, con fecha 15 de Junio de 1971 me ascendieron a Interventor Cajero. En el año 1972 me hice cargo de la Dirección del Banco Central en Calaceite, pasando, en el año 1974, a ser Director del Banco Central en mi pueblo, Gallur. En el año 1985, además de seguir llevando la Dirección de Gallur, pasé a dirigir, a la vez y de forma provisional, la Dirección de la Sucursal de Ejea de los Caballeros, siendo confirmado definitivamente en ese puesto en el año 1986.

¿Cuándo viniste a Zaragoza?.

Sobre todo, por el aspecto familiar, estudios de los hijos, etc., en el año 1990 fui trasladado a Zaragoza y ocupé el puesto de Director de la Agencia nº 1 (Mercado Central). Ya fusionados con el la Sucursal del Banco Central Hispano de la calle de San Miguel, pasando después a ocupar el mismo puesto en la Sucursal de Duquesa Villahermosa. En el año 1996 pasé a la Dirección de Zona nº 1, como Promotor Comercial, y ya, fusionados con el Banco de Santander, desempeñé el cargo de Gerente de Instituciones, hasta mi jubilación en el año 2010.

Una larga y brillante carrera profesional.

Toda una vida, cuarenta y seis años y seis meses de cotización y no me fui con el 100%, sino con el 84%. Yo creo que estoy plenamente amortizado.

Paralelamente a tu carrera bancaria, has desarrollado otra como atleta de élite.

He de manifestar que siempre he tenido espíritu deportivo, habiendo jugado al fútbol, en 2ª Regional, cuando estaba en Sástago, en el equipo de la Empresa de Peróxidos de la Zaida. Posteriormente, jugué en el Gallur, en 1ª Regional, y también en el equipo de Calaceite (Teruel) cuando fui trasladado a esa localidad. Como mi esposa es de Remolinos, también jugué en el equipo remolinero, yo creo que era un defensa central muy expeditivo, no exento de buen toque de balón. En Zaragoza he jugado mucho al fútbol sala y, en Ejea, practiqué el karate.

En el universo del atletismo ¿cuándo te inicias?.

En Zaragoza, jugando al fútbol sala, en La Granja, sufro una rotura casual del tendón de Aquiles y delgado plantar. Operado, con fecha 12 de febrero de 1998, satisfactoriamente, a los tres meses me incorporo al trabajo, continuando con una rehabilitación que por mi cuenta y siguiendo instrucciones del Dr. García Pequerul efectué. Vista la pronta y buena recuperación, me propuse correr (dejando el fútbito). En el año 1998 ya me hice un trote de 10 kms. en 1 hora. Continué entrenando, acompañado de mi hijo, que también corría y participaba en competiciones, hasta que su entrenador (Jesús Romero) me animó a federarme con el equipo de Helios y competir en categoría de veteranos. Visto el ambiente dentro del atletismo, entrenando con constancia y habiéndome involucrado en competir en croses y luego en pista, me preparé en 800 y 1500 m.

Y, a partir de entonces, mis referencias son de que te conviertes en un gran campeón.

Me inicié, en el año 1999, en categoría de veteranos de 50 años y, hasta la fecha, creo que he desarrollado una buena carrera atlética.

Para que los compañeros del Banco de Daniel Galindo se sientan orgullosos de él y los lectores de LA SIRENA DE ARAGÓN, aprecien sus éxitos deportivos, me he permitido la libertad de solicitar una lista cronológica con sus participaciones atléticas y premios obtenidos, que se enumera seguidamente.

Inicio competiciones oficiales: (P.C.=Pista Cubierta y A.L.=Aire Libre)

Año 1999: Categoría Veteranos 50 años en 1500 m. Subcampeón de Aragón y 4º Campeonato de España P.C. y Campeón de Aragón A.L.

Año 2000: Veterano 50 años en 800 m. y 1500 m. A.L. Campeonato de España en Talavera. 3º en ambas pruebas.

Año 2001: Veterano 50 años en 800 m. y 1.500 m. P.C. Campeón de Aragón y P.C. 1.500 m. 3º en el Campeonato de España en Valencia.

Año 2002: En P.C. 800 y 1.500 m. Campeón de Aragón y en P.C. 800 m. 3º en el Campeonato de España en San Sebastián. Media Maratón Ciudad de Zaragoza en 1 h. 27′ 22″.

Año 2004: En Zaragoza Campeonato de España P.C. en 800 m. 3º y en 1.500 m. 4º.

Año 2005: En San Sebastián, Campeonato Mundial A.L. Semifinalista en 800 m.

Año 2006: IX Media Maratón Ciudad de Zaragoza en 1 h. 28′ 23″.

Año 2007: Campeonato de Aragón A.L. 1º en 800 m. y 1º en 1.500 m.

Año 2008: Campeonato de Aragón P.C. 60 años 1º 800 m. y 1º en 1.500 m. Campeonato de España A.L. 60 años en Gandía. Campeón de España en 800 m. con 2′ 19″ (mejor marca campeonatos) y Subcampeón en 1.500 m.

Año 2009: Campeón de Aragón de Cross de Veteranos 60 años en Tauste. Campeonato de España P.C. 60 años en Zaragoza 1º en 800 m. y 1º en 1.500 m. Campeonato de España A.L. 60 años en Vitoria 2º en 800 m. y en 1.500 m. Campeonato de España A.L. en Huesca, 4º clasificado en 1.000 m. (40′ 22″). Mención atleta veterano de la Federación Aragonesa de Atletismo (Gala Atletismo Aragonés 2009 entregada en La Almunia de Doña Godina).

Año 2010: Campeonato de España P.C. 60 años en Zaragoza, 2º en 800 m. y en 1.500 m. Campeonato de España A.L. en Zuera 3º en 10.000 m. en 38′ 46″.

Año 2011: Campeonato de España P.C. 60 años de Antequera, 2º en 800 m. y en 1.500 m.

Además de Record de Aragón categoría 60 años en 800 m. y 10.000 m. Mejores marcas año 2008 y 2009 en World Ranking y participación en diferentes pruebas celebradas habitualmente todos los años en diferentes localidades de Aragón.

El croquis que hemos reseñado, para informar de tus triunfos atléticos es impresionante.

Bueno, pero tengo un compañero y amigo catalán, corredor como yo, que se llama Fabián Campo, que casi siempre me gana y cuando lo supero me alegro mucho porque es un gran campeón. Ahora que ya estoy prejubilado tengo más tiempo pero no por eso entreno más. Con mi buen amigo el entrenador Acisclo Perero entreno lo justo pero siempre con calidad.

¿Piensas continuar con tu actividad deportiva?.

Ahora estoy lesionado, con un pinzamiento muy doloroso en una vértebra, pero pienso seguir en activo por lo menos dos o tres años más. Cuando cumpla los 65 años, le he prometido a mi esposa ir a Brasil, concretamente a Porto Alegre, donde se celebrarán los campeonatos del mundo y allí competir y después pasar unas buenas vacaciones. También me gustaría acudir, en el año 2014, a Benidorm, donde se celebrarás los Campeonatos de Europa, y dejar después de competir definitivamente pero, por supuesto, sin dejar nunca de correr mientras pueda.

Cambiando de tema ¿cuál es tu consejo a estas nuevas generaciones de empleados de banca, para que sea más llevadero su trabajo?.

Les aconsejo que practiquen deporte, aunque no sea de alta competición como yo, relaja mucho. Nuestro trabajo es de mucha responsabilidad y sirve para eliminar tensiones y hasta depresiones. Por lo menos, a mí el deporte me ha ayudado mucho; todos sabemos lo duro que es soportar la responsabilidad de operaciones de activo, pasivo, créditos, presupuesto y resultados óptimos que se exigen. Yo me he puesto a correr pensando en problemas concretos y siempre los he superado o me he olvidado de ellos. Cuando vengo de entrenar, como estoy muy cansado, no me quedan ganas ni de discutir con mi mujer y ella, hasta lo agradece. Los deportistas siempre tenemos buenas actitudes.

Daniel Galindo nunca pierde el buen humor y es de agradecer. Para nosotros ha resultado un auténtico placer dialogar con este gran profesional de banca, excelente deportista de elite y, sobre todo, gran persona y buen amigo. Gracias Daniel.

Por Templar

Miguel Angel Peña

Boxeador por tradición familiar

 

Miguel Ángel Peña


El viernes 23 de marzo de 2001 y ante un público enfervorizado, en el Pabellón «Príncipe Felipe» de Zaragoza, el púgil cántabro Dennis Horning demostró que venía muy bien preparado, pero se encontró en el cuadrilátero con un aragonés que atesora grandes cualidades en este deporte del boxeo, tan denostado en ocasiones, pero que cuenta con gran afición en nuestra tierra. Me refiero a Miguel Ángel Peña.

Miguel Ángel Peña salió a por todas, como se dice vulgarmente, y su actuación fue muy destacada. No pudo derribar a su oponente pero se impuso a los puntos en un combate programado a diez asaltos. La victoria, que fue muy aplaudida por sus paisanos, le supuso la conquista del Título Nacional del peso superligero.

Después del combate, y como me une una buena amistad con nuestro campeón, me permití la libertad de rogarle unas palabras para «La Sirena de Aragón».

¿De dónde proviene tu afición al boxeo y a que edad empezaste en este deporte?.

De siempre me ha gustado esta noble práctica, ya que en mi casa se respiraba un ambiente total de boxeo. Toda vez que mi padre Juan Peña era un gran boxeador. Por tanto, lo mamé desde pequeño, hasta tal punto, que mi primer combate oficial fue a los nueve años. A los trece años, ya debuté en el ring con una victoria a los puntos.

¿Me puedes comentar los logros que consiguió tu padre?.

Conquistó el campeonato de Aragón, llegando a disputar el Campeonato de España contra Quid Tano. Mi padre, y lo digo con orgullo, fue un boxeador valiente y de una gran pegada, llegando a tirar a la lona a todo un campeón de Europa como era Miguel Velázquez, aunque éste, al final, se repuso y logró la victoria. Desde hace muchos años, dejó el boxeo en activo para incorporarse como preparador y desarrolla una labor más que magnífica.

Tengo referencia de que sois cinco hermanos ¿Cuántos os dedicáis al boxeo?.

En tiempos pasados cuatro, pero ahora solamente yo mantengo el pabellón familiar.

Dicen de ti, que eres el boxeador que posee una técnica más depurada de España.

No soy yo el más indicado para decirlo, pero me halaga mucho y trato de demostrarlo en el ring.

Independientemente del Título Nacional recientemente conquistado ¿Qué títulos has conseguido?.

Pues otros tres títulos también nacionales de diferentes pesos. Soy el segundo español que ha conseguido esta marca.

¿Cuántos combates has hecho como profesional?.

Treinta y dos, con veintidós victorias, dos nulos y ocho derrotas.

¿Y como amateur?.

Ochenta, con setenta y tres victorias y siete derrotas.

¿Dónde y cuántos días entrenas?.

En el gimnasio de Santa Isabel y también en el de la Federación. Cinco días a la semana y cuando tengo que disputar algún combate, durante dos meses, todos los días.

Mi última pregunta es obvia ¿Qué aspiraciones tienes dentro de las doce cuerdas?.

Disputar el Campeonato de Europa y….. te digo una cosa, Mariano. Tanto me quede Campeón de Europa, como si pierdo, te prometo que te regalaré los guantes del combate.

Agradezco la deferencia de mi buen amigo, pero tengo que finalizar la entrevista, ya que se encuentra cansado y sudoroso después de la dura prueba, aunque feliz por el logro. Le animo diciéndole, que conociéndole como le conozco y con las cualidades que atesora de valentía y excelente técnica, pronto será Campeón de Europa. Desde «La Sirena de Aragón» le deseamos lo mejor.

Por Mariano Pallarés

Ignacio Elías León

Campeón de jota y entrenador de fútbol

 

Silvio Fernández


Independientemente de las actividades propias de empleados de banca, muchos compañeros de profesión han destacado en otras dentro de una gama de lo más variopinto, siendo el deporte y las bellas artes en las que han surgido más sujetos de distinción.

Este es el caso de nuestro entrevistado de hoy, Silvio Fernández Palau. Nacido y bautizado en la Parroquia de San Pablo en el año 1932. Muy pronto, en los albores de la juventud, se da cuenta de que posee una gran voz de barítono atenorado e inicia sus estudios de canto.

¿Cómo ocurrió esta circunstancia?.

Fue con Pepe Esteso, el cual me dio las primeras lecciones de canto y me enseñó los más populares estilos de jota. Enseguida soñé en convertirme en un buen cantador. Además mis amigos de las Juventudes de la Parroquia de San Pablo me animaron mucho.

Pero, parece ser que tu padre no estaba muy de acuerdo con el tema.

Efectivamente, en principio mantuve en secreto mis estudios, pero cuando se enteró me dijo que tenía que combinarlos con mis estudios de banca. Ahora bien, se tranquilizó y me dio carta blanca cuando aprobé las oposiciones y pase a pertenecer a la plantilla del Banco de Aragón.

Tu carrera jotera, fue meteórica ¿Nos puedes contar aspectos de la misma?.

Sí, en el año 1955 gané el premio «Francisco Cáncer» Amigos de la Jota y el segundo premio en el Certamen Oficial de Jota y al año siguiente gané el primer premio que me acreditó como campeón de Jota Aragonesa.

Un título que pocos consiguen. Inclusive el gran Miguel Fleta, el mejor tenor de todos los tiempos, fracasó en este empeño.

Así es, pero es meramente anecdótico, posiblemente si Fleta hubiera ganado el Certamen Oficial de Jota, no se hubiera convertido en el magnífico tenor que fue.

Muchos cantadores de jota aragonesa, poseedores de muy buenas voces, no quisisteis penetrar en el mundo de la música lírica ¿Se debe posiblemente a nuestro temperamento aragonés, un tanto falto de bohemia?.

Posiblemente, aunque en mi caso me dediqué plenamente a la jota, además de que mi actividad en el banco, también me coartaba un poco.

Pero los lectores de «La Sirena de Aragón» quieren sabe más datos de tu carrera artística. Sigue hablándonos de la misma.

Me incluyeron en el grupo-rondalla del profesor Sánchez Candial, así como en los de Esteso y Cebollero, recorriendo con los mismos, no solamente la geografía aragonesa, sino española. Recuerdo que fue memorable el 12 de octubre de 1958 cuando fuimos contratados por la Casa de Aragón en Madrid y actuamos en el Teatro Madrid de la Capital del Reino. Por cierto que ese día también actuó Valentín López de Huesca. El triunfo que alcanzamos lo tengo muy grabado en mi memoria.

Creo que también te presentaste al premio extraordinario del Certamen Oficial, ¿verdad?.

Sí, pero ya el trabajo del banco, me robaba demasiado tiempo, y aunque di clases particulares con la insigne Jacinta Bartolomé, no me preparé lo suficiente y no lo obtuve. En esta vida no se consigue nada sin la correspondiente preparación y dedicación, y yo, lamentablemente, no pude tenerlas.

Tu actividad profesional fue orillando tus actividades canoras. Pero otra afición, en este caso deportiva, te empezó a surgir ¿Creo que fuiste entrenador de fútbol?.

Siempre he sido un gran aficionado al fútbol y lo llegué a practicar. Me saqué el título de entrenador y entrené en Zaragoza al Arenas juvenil y al Boscos. A equipos de provincia, entrené a La Almunia, Calatorao y Pedrola.

¿Sigues actualmente con el deporte?.

Después de mi jubilación, regenté los grupos de veteranos de tenis y de billar del Stadium Casablanca, pero actualmente me he retirado totalmente. Aunque juego algún partido de tenis. Tengo un apartamento en Vinaroz y solamente me dedico a descansar y a recordar los buenos tiempos.

Y de la Jota ¿también estas desligado?.

Totalmente. Alguna vez, muy esporádicamente, canto alguna jota para los amigos. Tampoco me gusta presenciar certámenes, ni fiestas de jota, porque me emociono mucho y me afecta psíquicamente. Hace ya casi ocho años, cuando se caso mi jija, cantó la jota Maruja Santafé, que fue compañera mía, y me emocioné tanto que lo pasé muy mal.

Despedimos ya a este buen compañero y gran amigo, pero sobretodo hombre polifacético, y le deseamos lo mejor en su reflexiva madurez. ¡Qué tiempos aquellos de su juventud, cuando desgranaba con su bella voz de barítono atenorado aquellas tonadas valientes de estilo!:

Cuando llega el mes de mayo

las flores se reverdecen;

lo que nunca resucita

es el amor que se pierde

 

Por Templar

«María Eugenia SÁNCHEZ SAN PÍO»

Fotografa del orbe.

Emplea el lenguaje que quieras y nunca podrás expresar sino lo que eres.

Emerson

 g_sanchez_02

 

María Eugenia, compañera en la Unidad Territorial de Marketing e Instituciones, donde es responsable de las Salas de Arte, así como relaciones culturales y prensa, manifiesta todas sus inquietudes a través de la fotografía y esta expresión cultural la ha llevado hasta la categoría de excelsa; manifestación exclusivamente privativa de aquellas personas perceptibles de un amplio sentimiento espiritual.

Sempiterna viajera, a plasmado en su daguerrotipos los más variopintos lugares y personajes pero sus predilecciones siempre se han derivado hacia Italia y el Continente Africano, y con su cámara los ha acercado a la gente.

¿Por qué esta inclinación tuya a fotografiar Italia y África con tanta asiduidad?

Estoy enamorada de Italia y sobre todo de Venecia, creo que es el último reducto del arte europeo. Con respecto a África, es el continente donde más se experimenta el concepto de libertad. Afortunadamente, hasta el momento, sigue siendo el gran desconocido para la humanidad «civilizada». La Cuenca Sahariana y especialmente Marruecos son lugares paradisíacos a los que considero mi segundo país.

Ya que amas tanto estos países ¿te gustaría fijar tu residencia habitual en alguno de ellos?

Pienso vivir en Marrakech en un futuro no muy lejano; pero esa es otra historia.

Las exposiciones de Maria Eugenia se han contemplado, no solamente en España, donde ha expuesto en Barcelona, Madrid, Cádiz, Huesca y Pamplona, también en el extranjero (Australia, Italia, Cuba y Canadá).

En nuestra ciudad, muchas han sido las salas donde se han exhibido sus fotografías con gran expectación y éxito. Que yo recuerde en la sala Torrenueva de Ibercaja, Arte Joven, Palacio de La Lonja y Urban Gallery.

Como He insinuado antes, tiene especial inclinación hacia el paisaje y el retrato, Manifiesta que por la mirada se adivina el aspecto espiritual de las personal.

Precisamente, en la sala Urban Gallery, no hace  mucho efectuó una exposición dirigida a la expresión infantil y concretamente a Lewis Carroll, autor de «Alicia en el país de las maravillas».

¿A ti también te gusta atravesar el espejo  y  penetrar  en  un  mundo  de fantasía como el de Alicia?.

Todos los días lo cruzo y permanezco con los ojos cerrados en esos lugares indescriptibles. Me dan mucha lástima todas aquellas personas que no se atreven a traspasarlo.

Con la fotografía pretendes explicar tus sensibilidades a las gentes, a la vez que las acercas a parajes, para algunos  desconocidos o que nunca visitarán ¿Qué más anhelas con tu inspiración de imágenes fotográficas?.

Buena pregunta. Quizás, lo que quiera es modificar o mejorar lo bello. El fotógrafo tiene el privilegio y la capacidad de detener la vida durante unos instantes.

Esta es María Eugenia Sánchez San Pío. Viajera impenitente, principalmente por esas áridas y desérticas tierras africanas, y contadora de cuentos y de historias, a través del fantástico objetivo de su cámara que siempre la acompaña por esos mundos de Dios.

Por Templar